La Sala de Prensa Blog

Los Mormones más allá del Día Internacional de la Mujer

Cada año, el mundo se une en la celebración del Día Internacional de la Mujer a manera de homenaje y a la vez recordatorio de las necesidades de reivindicación de un ser especial que al igual que otros no menos especiales — nuestros niños — son constantemente marginados y son víctimas de abuso en forma de maltrato verbal, psicológico y físico, incluyendo casos en los la agresión de sus victimarios les cuesta la vida.

En un documento emitido por la Primera Presidencia de la Iglesia en la ciudad de Salt Lake del estado de Utah el 23 de septiembre de 1995 titulado “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, el entonces presidente de la Iglesia, Gordon B. Hinckley, estableció claramente el rechazo de la Iglesia hacia todo tipo de abuso y maltrato de la mujer, particularmente dentro del seno familiar:

Advertimos a las personas que violan los convenios de castidad, que abusan de su cónyuge o de sus hijos, o que no cumplen con sus responsabilidades familiares, que un día deberán responder ante Dios. (La Familia: Una Proclamación Para el Mundo, Salt Lake City, 1995)

Esta declaración se dio precisamente durante la reunión anual de la Sociedad de Socorro (la organización de la Iglesia que agrupa a las mujeres adultas de 18 años en adelante) la cual es una de las organizaciones de mujeres más grandes en todo el mundo y cuenta con más de 5 millones de miembros.

Históricamente, la mujer ha jugado un papel primordial en el crecimiento y establecimiento de la Iglesia en todo el mundo, tanto en posiciones de liderazgo como en las artes, la cultura, la labor de servicio social compasivo y otros aspectos importantes del acontecer de la Iglesia desde sus inicios. Incluso, los líderes de la Iglesia siempre han apoyado iniciativas para que las mujeres puedan desarrollarse en diversos ámbitos y ejercer plenamente sus derechos. Por ejemplo, el estado de Utah en los Estados Unidos — fundado por mormones y sede de la Iglesia — fue el primer territorio de la nación norteamericana donde las mujeres ejercieron el derecho al voto.

Hoy en día, muchas mujeres Santos de los Últimos Días (mormonas) se desempeñan exitosamente en diversos campos de la ciencia, la educación, el arte, la cultura y el deporte en todo el mundo. Además, una gran cantidad de mujeres de la Iglesia sirve como líderes mundiales, regionales y locales dentro de la Sociedad de Socorro administrando programas diversos que incluyen bienestar social, salud, educación, alimentación, ayuda humanitaria, economía doméstica, entre otras áreas. Sin embargo, al mismo tiempo la mayoría de ellas y muchas otras se desempeñan en lo que consideran tiene aún un mayor impacto en la sociedad: el rol de esposas y madres.

Dentro de la Iglesia, cada mujer tiene un valor especial y único como hija de Dios, goza de una naturaleza divina y un potencial que ella misma debe primeramente cultivar y preservar. La familia y la sociedad en general se benefician de manera importante siempre que se promueve y fomenta el desarrollo del potencial que tiene toda mujer.

El Progreso Personal

Ese valor intrínseco que tiene cada mujer es inculcado en el corazón de cada jovencita dentro de la Iglesia desde su niñez. Una de las principales herramientas para lograr este propósito es un programa de desarrollo personal llamado Mi Progreso Personal diseñado para jovencitas de 12 a 18 años.  A través de este programa, cada jovencita aprende a escoger áreas de autodesarrollo multidisciplinario, se establece metas y las cumple con la ayuda de mujeres adultas que sirven voluntariamente como maestras y líderes para brindarle apoyo. Mi Progreso Personal les ayuda a desarrollar cualidades, atributos, valores y actitudes que les prepararán para la adultez, el noviazgo, los estudios, el matrimonio, el trabajo, la maternidad y otros aspectos de la vida.

Situación de la mujer en R. D.

Es interesante notar que en nuestro país el número creciente de eventos que evidencian un alto índice de abuso hacia las mujeres se asocian de forma importante con los temas mencionados en La Familia: Una Proclamación Para el Mundo, a saber: infidelidad o problemas de moralidad y conflictos relacionados con el tema económico. En ambos temas, la Iglesia es enfática en la responsabilidad que tanto el padre como la madre tienen de ser fieles el uno al otro y de tratarse con respeto y consideración. Así mismo, ambos tienen la solemne responsabilidad de apoyarse y ayudarse mutuamente en las responsabilidades del hogar y los desafíos de la vida.

En este Día Internacional de la Mujer, es necesario reafirmar la necesidad existente de un mayor apoyo de parte de las organizaciones gubernamentales, la sociedad civil y las diferentes organizaciones comunitarias de nuestro país, a fin de continuar creando sensibilidad y conciencia en torno al rol de la mujer como individuo dentro de la sociedad, en el matrimonio, la familia, en el ámbito económico, académico, laboral y social, a fin de redefinir su rol y ayudar a que estas tendencias alarmantes encuentren fin.

Es tiempo de que la mujer retome en la sociedad su rol de esposa, compañera, madre, educadora, profesional y transformadora de una sociedad que cada día más pide a gritos la incidencia de todas nuestras buenas mujeres y que al mismo tiempo se ponga un alto a la distorsión que a diario se verifica en los medios de comunicación, en las campañas comerciales, en el arte popular y en muchos ámbitos respecto a la verdadera naturaleza y el rol de la mujer en nuestra sociedad.

Examinar el Blog

Acerca de: Lea el blog de la Sala de Prensa Mormona de la Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días y mantenganse al tanto de los asuntos públicos relacionados con la Iglesia.

Nota sobre la Guía de Estilo: Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.