Noticia

Salud Pública reconoce aportes de la Iglesia

La Coordinadora Nacional del Programa Perineonatal del Ministerio de Salud Pública, Dra. Olga Arroyo, declaró que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) ha ayudado considerablemente a reducir la mortalidad infantil en el país con la implementación del Curso-Taller de Resucitación Cardiopulmonar Neonatal que vienen subvencionando desde el año 2005.

Al término de un encuentro realizado en Santiago de los Caballeros, donde se planificó el nuevo curso-taller para este año, la Dra. Arroyo ponderó el trabajo realizado por los médicos y misioneros voluntarios que desde el 2005 han trabajado con el Ministerio de Salud Pública y otras instituciones del país.

“El objetivo de la reunión de hoy consiste en planificar un curso taller de resucitación cardiopulmonar neonatal para los médicos que asisten a los recién nacidos durante el nacimiento. En esta capacitación el Ministerio de Salud Pública cuenta con el apoyo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, quienes traen facilitadores desde los Estados Unidos”, explicó la Dra. Arroyo. Así también, agregó que participarán facilitadores dominicanos con más de diez años de experiencia entrenando a médicos en diferentes hospitales del país.

“Desde el año 2005, la Iglesia nos apoya con los equipos que se utilizan durante la capacitación; ellos nos donan maniquíes, bolsas autoinflables, bambú, estetoscopios y los libros para la capacitación. También nos apoyan con el local donde se hace la capacitación y el almuerzo. En sentido general, la Iglesia aporta el 98 por ciento de los recursos necesarios para hacer posible esta capacitación”, agregó la funcionaria gubernamental.

Al preguntársele sobre el alcance y los beneficios de estos cursos para el país, respondió que básicamente en los hospitales hay algunos recién nacidos que por alguna razón nacen deprimidos y los médicos que asisten y reciben a esos infantes deben estar capacitados para darle la asistencia.

“A esos recién nacidos que en un momento determinado lo necesitan, con estas capacitaciones vamos a mejorar nuestra capacidad para ayudarles y así reducir la mortalidad en niños menores de 28 días, sobre todo, durante el momento del nacimiento”, declaró la doctora.

Estadísticas recientes sitúan la mortalidad infantil en la República Dominicana por encima de 22 por cada mil nacidos, 4 puntos por encima de la media para América Latina que es de 18 por cada mil nacidos.

Además de la Dra. Arroyo, participaron en el encuentro miembros del personal de desarrollo estratégico del Servicio Regional Norcentral de Salud y personal del centro médico Juan XXIII. Por la Iglesia, además del Dr. Jensen, estuvo presente el personal de servicios humanitarios de la Iglesia en el país.

El programa de resucitación neonatal de la Iglesia en todo el mundo

Por su parte, el Doctor Lloyd Jensen, misionero voluntario de los Servicios Humanitarios de la Iglesia, informó que la Iglesia realiza estos cursos de capacitación para resucitación cardiopulmonar neonatal en más de 35 países del mundo, especialmente en África y América Latina.

“Trabajamos con diferentes organizaciones de varios países para ayudar a los recién nacidos. El año pasado la Iglesia tuvo oportunidad de enseñar este curso en más de 35 países del mundo, incluso yo mismo he participado en muchos países de América Latina y de África como voluntario, todo esto gracias a las donaciones de personas de todo el mundo que con su generosidad nos ayudan a socorrer a otras personas”, informó el Dr. Jensen, quien es profesor de Pediatría de la Universidad de Washington.

“Recientemente, hemos tenido el privilegio de traer un curso aquí a la República Dominicana, donde estamos enseñando, trabajando y coordinando con los doctores del país para capacitar sobre la reanimación neonatal, pues tenemos el interés de trabajar como equipo para tratar de disminuir los problemas que tienen los recién nacidos”, explicó el misionero, quien a su vez agradeció la invitación del Ministerio de Salud y el privilegio que representa para la Iglesia trabajar en coordinación con la entidad gubernamental y otras organizaciones del país en la ayuda para el cuidado de los recién nacidos.

Además de ser voluntario de la Iglesia, el Dr. Jensen está ligado a  la Academia Americana de Pediatría, la Organización Mundial de la Salud y trabaja en alianza con diferentes organizaciones que se han agrupado para disminuir la mortalidad neonatal en todo el mundo.

Por Arcadio Vargas Everts

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.