Nota de prensa

113 personas certificadas en lengua de señas

El curso contó con el asupicio de varias insituciones, incluyendo la Iglesia de Jesucristo

 

Ciento trece personas concluyeron exitosamente los módulos básicos y avanzados del curso de lengua de señas que patrocinó La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, con el aval del Instituto de Ayuda al Sordo Santa Rosa, durante su graduación la semana pasada.

Los niveles del curso fueron impartidos con el objetivo de enseñar a personas a cómo comunicarse con la comunidad sorda. Estos cursos se llevaron a cabo en las instalaciones del Instituto de Religión de Santo Domingo, en la zona universitaria, así como en los centros de reuniones de Ozama en el sector Alma Rosa.

Los participantes fueron instruidos por facilitadores altamente calificados, entre ellos Juana González de Quinlan, Maribel Ortíz de Frau, Joanna Vizcaino y Ana Julia Polanco, que dieron de su tiempo para que estos cursos fueran una realidad.

Presidió la graduación el gerente de Servicios para la Familia SUD para el área del Caribe, Raúl O. Rodríguez Morel, quien junto a las personalidades del CONADIS (Consejo Nacional para la Discapacidad) Lic. Magino Corporán, subdirector ejecutivo y la Lic. Sandra Cuevas, en representación del Instituto de Ayuda al Sordo Santa Rosa, compartieron esta gratificante experiencia.

Olga Lebrault, graduanda del curso, expresó su admiración por la labor llevada a cabo por sus instructoras, la profesionalidad en la entrega del contenido y la satisfacción de lo que "esto va a hacer en la comunidad oyente, a favor de aquellos que luchan por integrarse a la sociedad como lo son los no oyentes", indicó la Sra. Lebrault.

Desde el 2017, la Iglesia ha participado en dos simposios internacionales de educación para personas sordas, lo que ha significado un impulso para esta comunidad en el país, contando con la participación de la Dra. Ruth Claros, experta internacional en educación de personas sordas y coordinadora general del simposio, quien además es académica de la Universidad Brigham Young y miembro de la Iglesia de Jesucristo.

Estas experiencias han beneficiado las comunidades, no  solo de Santo Domingo, sino también las de Santiago, Barahona y Boca Chica, unido a la participación de los padres de la comunidad no oyente.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.