La Sala de Prensa Blog

Cómo tratar con los que sienten atracción hacia personas de su mismo sexo

Hoy en día, la prensa internacional se hace eco del debate existente entre los grupos que propugnan por más derechos para las personas que sienten atracción hacia los que son de su mismo sexo (también conocidos como “gays”) y otros cuyos criterios difieren de ellos en temas como el matrimonio, la naturaleza de la familia, la adopción de niños, entre otros asuntos de gran impacto social.

Este es un tema delicado que toca fibras muy sensibles del corazón de muchos, ya que la homosexualidad es un tema que afecta no solamente los individuos mismos, sino también a sus familiares, amigos y relacionados. Detrás de cada caso hay seres humanos e incluso familias enteras.

En ocasiones, el debate se realiza con mucha altura e incluso se lleva al plano legal, más en otras ocasiones se lleva al plano personal y se hieren sentimientos, se cometen ofensas y se hacen cuestionamientos que lejos de proveer un espacio de entendimiento y comprensión imposibilitan llegar a conclusiones satisfactorias.

Algunos califican a los sectores religiosos cuyas creencias no son compatibles con el estilo de vida y las demandas de estos grupos como “llenos de odio, discriminación, resentimiento e intolerancia” entre muchos otros calificativos que no ayudan a que la discusión se torne amable, respetuosa y considerada. Cabe decir que, como cristianos y miembros de una comunidad religiosa, los Santos de los Últimos Días (mormones) no caben dentro de esas categorías mencionadas.

Para los Santos de los Últimos Días, todas las personas sin distinción de raza, nacionalidad, clase social, nivel económico, creencia religiosa o preferencia sexual son hijos e hijas espirituales de Dios y tienen un potencial y un destino divino y eterno que se ha de cumplir según las condiciones establecidas por el Señor, las cuales no son discriminatorias y han sido claramente enseñadas a través del tiempo a través de las escrituras y los profetas. No hay ningún elemento, rasgo o condición innata del ser humano que lo inhabilite para recibir las bendiciones eternas que Dios tiene guardadas para sus hijos que le sirvan y obedezcan sus mandamientos.

Sin embargo, así como Dios ama a sus hijos y los bendice sin distinción, este requiere que hagan lo que Él les manda “sin distinción”. Esto quiere decir que sus mandamientos son para todas las personas y no solo para un grupo.

De esta forma, entre otras leyes sagradas, Dios ha advertido desde la antigüedad contra las consecuencias de la fornicación (relaciones sexuales antes del matrimonio) y el adulterio (relaciones sexuales de alguien casado con otra persona que no es su cónyuge legal y legítimo). Esta norma, como todas las demás, se aplica a todos sus hijos por igual. De modo que, así como promete bendiciones para todos sus hijos, también establece condiciones aplicables a todos sus hijos para alcanzar las mismas. 

Todo esto quiere decir que no importa si estas relaciones suceden entre dos personas de sexos opuestos o del mismo sexo, según las doctrinas y principios que rigen a los Santos de los Últimos Días, las relaciones íntimas y el contacto sexual entre dos personas que no son casados legal y legítimamente, no son aceptables a la luz de la doctrina del evangelio.

En otras palabras, lo que nos descalifica de las bendiciones espirituales que Dios promete no es lo que “somos” sino lo que “hacemos”. Esa es una enseñanza básica y fundamental del evangelio.

Por otra parte, los líderes de la Iglesia han expresado que la doctrina establece claramente que la actividad sexual, la cual es propia del matrimonio, solo debe ocurrir entre un hombre y una mujer legal y legítimamente casados, y que esta doctrina no ha cambiado, sino que se mantiene invariable. Más detalles sobre esta declaración se pueden obtener en el documento "La Familia: Una Proclamación para el Mundo"

Ahora bien, el evangelio de Jesucristo establece que todo discípulo debe mostrar interés y tender una mano sincera a todo hijo de Dios que pase por pruebas, tribulaciones o dificultades en la vida, sin distinción. Esta comisión de mostrar amor y compasión a los demás aplica por igual  a las personas que se sienten atraídos hacia los de su mismo sexo. 

Los líderes de la Iglesia han hecho grandes esfuerzos, no solo por expresar en comunicados oficiales y entrevistas públicas la necesidad de brindar afecto, comprensión y esperanza a estas personas, sino que han creado múltiples herramientas para informar y en cierto modo educar acerca de un tema, sobre el cual hay mucho que aún se desconoce.

Entre los recursos que se ponen a disposición de los miembros de la Iglesia y el público en general, está el nuevo sitio de internet llamado “Mormones y Gays” ("Mormons and Gays", originalmente en inglés) el cual tiene por objetivo crear mayor conciencia sobre este asunto tan importante, así como brindar recursos de apoyo y ayuda bajo estas circunstancias. 

Hasta ahora, el sitio www.mormonsandgays.org solo está disponible en inglés. Consiste en una colección de conversaciones con líderes de la Iglesia en torno al tema, entrevistas con miembros de la Iglesia que se sienten atraídos hacia personas de su mismo sexo, así como declaraciones de sus familiares y amigos. Entre otros temas, trata la parte humana, las relaciones familiares, nuestra identidad y el potencial que cada quien tiene como hijo o hija de Dios. También habla sobre cómo el Señor espera que nos tratemos unos con otros y lo que significa ser un verdadero discípulo de Jesucristo frente a esta realidad.

Miembros de la Iglesia y otros que han visitado el sitio y visto su contenido dicen que les ha ayudado a enfocar el asunto desde una perspectiva de mayor entendimiento y empatía, en vez de abordarlo con temor o con malas interpretaciones.

Definitivamente, este sitio puede ayudar al público a entender mejor la posición de la Iglesia en torno al tema y ayuda a brindar contexto en torno a un tema sobre el que las personas emiten juicios o llegan a conclusiones erróneas en ambos lados de la línea.

Los líderes de la Iglesia insisten en que ningún miembro de la Iglesia que siga las enseñanzas de Cristo será indolente, insensible ni mucho menos se burlará o avergonzará a ninguna persona que haya escogido un estilo de vida diferente debido a cómo se siente acerca de su identidad sexual. Por el contrario, se debe mostrar más caridad y compasión, incluyendo a su familia. Al mismo tiempo, por ser una situación compleja y aún sin comprender por muchos, exhortan a apegarse a la doctrina del evangelio, según ha sido revelada por el Señor a través de sus profetas.

Antes de la creación de este nuevo sitio web, la Iglesia también había publicado materiales impresos para ofrecer orientación en torno al tema, entre ellos el manual “Dios ama a sus hijos”, cuyo título refleja el espíritu y lenguaje con que fue producido. 

Al final de todo, los líderes de la Iglesia han dejado claro que nada de esto significa que las doctrinas de la Iglesia estén cambiando, sino que permanecen inalterables, pues precisamente esos atributos de amor, afecto y consideración son propios de la personalidad de Jesucristo y Él ha invitado a todo verdadero discípulo suyo a cultivarlos y practicarlos con todos los hijos de Dios, sin distinción.

Para mayor información o detalles sobre el contenido desde sitio web, favor dirigirse a la dirección www.mormonsandgays.org (disponible solo en inglés)

Examinar el Blog

Acerca de: Lea el blog de la Sala de Prensa Mormona de la Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días y mantenganse al tanto de los asuntos públicos relacionados con la Iglesia.

Nota sobre la Guía de Estilo: Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.