La Sala de Prensa
Blog

Santos de los Últimos Días en los deportes

Siguen un código de salud que les ayuda a ser exitosos

            

                                                                                 

“La mayoría de los limites los creamos nosotros mismos en nuestras cabezas y con frecuencia son los más difíciles de derribar”, son las palabras de Alejandra Aybar quien es nadadora profesional en los Para-natación, nació con una deficiencia ósea llamada Osteogénesis Imperfecta.

Alejandra, con 29 años, representa un precedente en la disciplina que practica. En el año 2017 se convirtió en la primera atleta dominicana en llegar a la final en una competencia paralímpica mundial en la historia. También está entre las mejores 8 atletas del continente en su categoría (S7) en los 100 mts libre; 400 mts libre y 50 mariposa de acuerdo al ranking de Las Américas 2017 y es de las mejores 15 atletas del mundo categoría S7, en los 50 metros mariposa de acuerdo al ranking mundial.

Ha representado al país en varias competencias como el Campeonato Mundial de Natación Paralímpica y la Serie Mundial de Natación Paralímpica en el 2017.

                         

 Alejandra, enfocada y persistente, es miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde que tiene cinco años. Comenta que el guardar la palabra de sabiduría le da fortaleza y una mayor compresión de la capacidad que tiente. “Me hace sentir súper poderosa, porque entiendo y confío que por la observancia de la palabra de sabiduría el Señor cumplirá sus promesas, porque el Señor ha fortalecido mis huesos, mis músculos y me ha permitido hacer movimientos con mis piernas que antes no podía.” 

                        

                          

Otra atleta de solo nueve años es Abril A. Gutiérrez, quien desde los seis practica la disciplina de Gimnasia Artística, la cual requiere de trabajo físico y mental.

A pesar de que sus manos han sangrado por las heridas, Abril no se detiene porque ama el deporte. Se siente feliz al ver sus músculos y las marcas de sus manos, porque son el fruto de su esfuerzo en el desarrollo de una disciplina que ama y practica tres horas diarias, cinco días a la semana.

Es la tercera de cinco hermanos también miembro de la Iglesia de Jesucristo. Asiste a la Primaria y está leyendo el Libro de Mormón. Ha participado en competencias en el país, Costa Rica y en Estados Unidos como invitada del Gimnasio Pinnacles Peak en Utah, donde obtuvo medallas de oro y plata en salto y piso.

                                           

                               

Josué Domínguez Ramos por su parte, con 21 años, es nadador profesional. Ha representado al país para competencias como CCCAN 2011, Puerto Rico; 11vo Campeonato del Mundo de Natación FINA (25m), Turquia; en el Summer Sectional Orlando 2014, Estados Unidos; en los Juegos Olímpicos Juveniles 2014, China; en México para los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014. También participó en el 12vo Campeonato del Mundo de Natación FINA (25m), en Qatar y recientemente en TYR Pro Swim Series 2018 en Estados Unidos.

Ha ganado el 1er Lugar en el Campeonato Nacional en los años 2014 y 2015 así como también el tercer Lugar en el XXXV Invitacional Internacional Naco en el 2017.

Mientras Josué servía una misión de dos años, tuvo una lesión en su rodilla izquierda en la cual se rompió el ligamento cruzado anterior. Durante ese tiempo se preguntaba “¿por qué me ocurrió esto, si estoy guardando la palabra de sabiduría?”. Por dicha lesión tuvo que parar su servicio misional y regresar a casa para tener una operación en la rodilla. Luego de la operación, puso todo su empeño en la rehabilitación para poder regresar al campo misional y luego volver a nadar.

Josué comentó: “El Señor derramó sobre mí esas bendiciones y al cumplir 3 meses de haber recibido la intervención quirúrgica, ya estaba listo para regresar a la misión”. El doctor y el terapeuta estaban asombrados por la rápida recuperación que había tenido.

Al terminar su servicio misional, empezó a nadar. El doctor le recomendó tomar varias sesiones de terapia para reforzar su rodilla para entrar de nuevo a la actividad deportiva y así lo hizo, aunque los terapeutas le preguntaban: “¿qué haces aquí si tu rodilla está bien?”. Ahora, a 6 meses de haber regresado de la misión, está en muy buena condición física, casi en la misma que estaba antes de partir a la misión, y dijo: “sé que con la ayuda del Señor podré seguir avanzando”.

    

Algo en lo que nuestros tres atletas están de acuerdo es que para practicar deportes con eficiencia y destacarse, hace falta mente y cuerpo, por lo que hay que mantenerlo alejado de cualquier sustancia que pueda ser nociva, y asi lo confirma Icelza Tamarez De Kahne, doctora en medicina, con un máster en gerencia moderna de salud. Docente de la Universidad Católica de Santo Domingo en la Escuela de Rehabilitación y Terapia Física. Actualmente es gerente de los programas de prevención de enfermedades y promoción de la salud a nivel nacional de ARS Futuro.

“Dentro de las sustancias nocivas para nuestro cuerpo están: alcohol (alcohol etílico); drogas ilícitas (mariguana, cocaína, metanfetamina, éxtasis, etc); cigarrillos, tabaco entre otras sustancias capases de representar un riesgo para la salud, tanto física como mental, debido a que crean dependencia química de las mismas y deterioro de nuestro organismo, siendo nuestro cerebro el órgano más afectado ya que se altera su funcionamiento químico, lo cual puede causar cambios que perduren en el tiempo dando lugar a daños permanentes, indica la profesional de la salud.

"Como se ve afectado el cerebro, esto se refleja también en todos los órganos de nuestro cuerpo con un mal funcionamiento, pues al provocar alteraciones a nivel cerebral, nuestros sentidos de alerta y alarma que generamos de manera natural ante alguna necesidad vital como comer, dormir o reflejos ante daños físicos que se puedan presentar, se pueden ver alterados y por ende expuestos ante un mal funcionamiento y daño físico”, enfatiza.

El élder Adrián Ochoa, líder general de la Iglesia, una vez comentó: “Mientras que algunas personas luchan con la salud física, otras tienen dificultades con la salud emocional. La vida puede ser difícil y a veces quizá experimentemos sentimientos de ansiedad, depresión o falta de autoestima; pero recuerda que, tanto para la salud física como la emocional, el ejercicio y el trabajo arduo ayudan a mantener una perspectiva positiva. El cuidar tu cuerpo también bendice tu mente y te ayuda a recordar que eres hijo o hija de Dios, a tener confianza en ti mismo y sentirte feliz”.

Examinar el Blog

Acerca de

Lea el blog de la Sala de Prensa Mormona de la Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días y mantenganse al tanto de los asuntos públicos relacionados con la Iglesia.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.