La Sala de Prensa
Blog

La mujer y la religión

La Iglesia ofrece oportunidades únicas a las mujeres para desarrollar un liderazgo positivo en favor de todos

                   

Mientras se anunciaba el pasado 16 de enero a Russell M. Nelson como el decimoséptimo presidente de la Iglesia, se le preguntó sobre su opinión acerca de la mujer.

“Tengo un lugar especial  en mi corazón para las mujeres. Soy un padre de nueve maravillosas hijas. Ahora con un poco más (…) de madurez con el paso de  los años; ahora comprendo: (…) tuvieron una magnífica madre. Tenemos mujeres en nuestros consejos; mujeres administrando ordenanzas en nuestros templos; en las presidencias de organizaciones auxiliares. Recientemente en un discurso, le pedimos a las hermanas de la Iglesia que tomaran su lugar”, respondió el presidente Nelson.

Desde el inicio, las mujeres han tenido un lugar especial para Dios, pero en medio de todas las ideas que a menudo se propagan, la pregunta es: ¿Qué lugar tiene la mujer en la Iglesia de hoy?

“Fui criada por una madre católica y ella se ocupó de traspasar a nuestra familia su fe y la necesidad de tener a Dios en nuestras vidas. Después de mi tercera hija, al verme con la gran responsabilidad de guiar a mis hijos por el buen camino, sentí la necesidad de acercarme a mi iglesia, no solo a ser una espectadora, sino a participar activamente en ella”, comenta Julissa Pimentel del Ministerio de Parejas y Preparación para Novios dentro de una parroquia católica.

“Si bien es cierto que en la iglesia católica la figura más preponderante es reservada para los hombres (obispos, sacerdotes, diáconos), las mujeres somos el gran apoyo de la Iglesia. La mayoría de las posiciones de coordinación para la ejecución y toma de decisiones son ocupadas por las mujeres”, comenta.

“Son como el ‘alma callada’ de la congregación. Mientras se predica, la mujer en silencio va orando para que corazones sean tocados por la Palabra de Dios. Las mujeres sirven, ayudan, acompañan, llaman, atienden, están pendientes de las necesidades de todos”, reflexiona Ana Reyna, de la Iglesia Fundamental Bautista.

“Las mujeres logramos establecer un balance en el liderazgo de la iglesia. Digo esto porque a pesar de las diferentes personalidades, las mujeres englobamos caracteres similares de ser dócil, a tener fuerza siempre de trabajo; y es donde las mujeres en la iglesia hemos llegado a contribuir a apelar siempre a lo dulce pero con mano siempre en el arado trabajando y amando la obra”, refiere Laura Caraballo, de la Iglesia de Dios de la Profecía.

              

En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, desde su fundación, la mujer ha tomado parte activa y empoderada en los consejos de la Iglesia. Marzo no solo celebra el Día Internacional de la Mujer, sino la fundación de la organización de mujeres más grande y antigua del mundo: la Sociedad de Socorro, que en este año cumple sus 176 años.

“La mayoría de las acciones, clases, encuentros, talleres y seminarios están organizados y/o impartidos por las hermanas. La dedicación que muestran para servir al Señor y al prójimo marcan la diferencia al momento de tomar cualquier decisión. Es por esto que en la responsabilidad que tengo se me involucra mucho en los consejos que sostenemos. Respetamos el liderazgo del sacerdocio que nos guía y les ayudamos de manera diligente en todo lo que podamos”, enfatiza Dayanara Almánzar, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, presidenta de la Sociedad de Socorro en la Estaca Independencia, equivalente a una diócesis.

“Tenemos entre nosotras mujeres luchadoras tanto en el plano profesional como en nuestros hogares. Creo fielmente en el sacerdocio de nuestra Iglesia y lo apoyo. Por igual, creo que cada vez más, las mujeres participamos y somos tomadas en cuenta para la toma de decisiones que realizan nuestros líderes eclesiásticos. Como mujeres dentro de la Iglesia, cumplimos varios roles importantes: apoyamos al liderazgo y dada nuestra sensibilidad, podemos identificar las necesidades de nuestras comunidades locales al preparar programas de ayuda y desarrollo”, añade la hermana Almánzar.

Es importante que las mujeres sigan empoderándose y que se les siga dando esa oportunidad. Tal como lo dijo M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días:

“Necesitamos mujeres que sepan cómo hacer que las cosas importantes sucedan mediante su fe y que sean defensoras valientes de la moralidad y la familia en un mundo enfermo por el pecado. Necesitamos mujeres que sean devotas en pastorear a los hijos de Dios por la senda del convenio hacia la exaltación; mujeres que sepan cómo recibir revelación personal, (…); mujeres que sepan cómo invocar los poderes del cielo para proteger y fortalecer a los hijos y a la familia; mujeres que enseñen sin temor.”    

Examinar el Blog

Acerca de

Lea el blog de la Sala de Prensa Mormona de la Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días y mantenganse al tanto de los asuntos públicos relacionados con la Iglesia.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.